globe Menú Buscar en
Estudio de caso

El sistema automatizado de pulverización se amortizó en dos semanas El fabricante sigue ahorrando más de 240.000 euros al año


26

Jul. 19



Un fabricante de tiras de aluminio necesitaba aplicar una fina capa de aceite sobre las tiras durante el proceso de acabado de las bobinas. El lubricante facilita las operaciones de conformación y ayuda a prevenir la corrosión. El sistema anterior utilizaba un cabezal con siete boquillas de pulverización planas espaciadas a lo largo de la anchura de la chapa de 1,5 m. El flujo de aceite hacia las boquillas se controlaba manualmente con válvulas de aguja. Los operarios ajustaban el caudal de cada una de las boquillas basándose en la observación visual de los patrones de pulverización. Los rodillos de trabajo ayudaban a repartir el aceite por la superficie de la banda, pero la cobertura variaba mucho de un operario a otro y de una bobina a otra. Los puntos secos y los puntos excesivamente aceitosos eran comunes y daban lugar a bobinas rechazadas.

Sistema de lubricación AutoJet

Un sistema de pulverización automatizado que utiliza el control de pulverización de precisión (PSC) aplica ahora el aceite y ha eliminado los problemas de cobertura. El sistema aplica un volumen preciso de lubricante de 0,00265 litros/m2, realiza ajustes automáticos para la velocidad de la línea, que varía de 122 a 275 m/min, y permite controlar automáticamente las boquillas individuales para adaptarse a las distintas anchuras de las bandas. La solución de Spraying Systems Co. utiliza un panel de control de pulverización AutoJet® modelo E2008+ y un cabezal con siete boquillas de pulverización PulsaJet®. El panel de control de pulverización ofrece una forma cómoda de activar las boquillas de pulverización con una frecuencia y un ciclo de trabajo específicos. Con ciclos de hasta 16.000 veces por minuto a un ciclo de trabajo del 40%, las boquillas son capaces de mantener una tasa de aplicación constante a pesar de las fluctuaciones de la velocidad de la línea. El control del flujo mediante el PSC, en lugar de ajustar la presión del líquido, permite que las boquillas mantengan un tamaño de gota y un ángulo de pulverización óptimos y garantiza una cobertura uniforme del lubricante en toda la anchura de la banda.

Resultado

Desde que se instaló el sistema de pulverización AutoJet®, han disminuido los rechazos de bobinas y se ha reducido el uso de lubricante. Las boquillas hidráulicas PulsaJet® también han eliminado la niebla y el exceso de pulverización, lo que ha supuesto una reducción significativa de los costes de mantenimiento. El cliente informa de que el coste del sistema se recuperó en dos semanas y el ahorro mensual oscila entre 20.000 y 30.000 euros.